¿Cómo enseñarle a los niños a gestionar sus emociones de forma positiva?

Enseñarle a los niños a manejar sus emociones, pasa principalmente por el ejemplo que les damos los adultos.

Y para explicar esto, en un artículo publicado en El País, citaron algunos estudios realizados por  John Gottman, profesor de Psicología y director del Laboratorio de Investigación de la Familia de la Universidad de Washington, donde explican que para generar buenas relaciones, es necesario que por cada comentario negativo que se genere en una discusión, se compense por cinco positivos. 

Lo anterior también aplica para educar la gestión de las emociones y crear hogares en que se fomenten las emociones positivas en los niños a temprana edad. 

A raíz de esto, comparten los siguientes cuatro trucos para educar en la felicidad:

  • Fíjate en cómo planteas los problemas y situaciones que no te agradan. 

Según explican en el artículo publicado por el medio español, la interpretación que los niños hacen del mundo depende de cómo los adultos expongamos los temas. Si conversamos sobre problemas, es importante enfocarlo en cómo buscar las soluciones y evitar las quejas. 

  • Pide perdón si te equivocas.

Si buscamos que nuestros hijos se disculpen cuando se equivocan, pues nosotros los adultos debemos dar el ejemplo y pedirles disculpas cuando fallamos, ya sea en el caso de no cumplir alguna promesa o tener malos modos al decirles las cosas. Esto permiten que los niños vean las equivocaciones de forma natural. 

  • Aplica el refuerzo positivo enfocado en los logros y el esfuerzo

Para entrenar las emociones positivas y la mentalidad de crecimiento, que tiene que ver con la capacidad de tomar nuevos desafíos sin tomar en cuenta el temor a equivocarnos, es clave felicitar a los niños por su esfuerzo, porque no siempre lograrán el objetivo. Para esto, sugieren que cuando las cosas no resulten como esperaban enseñemos a que incorporen la palabra “todavía”. “No se hacer un puzzle, todavía”. 

  • Genera el hábito de ver el lado positivo 

Por último, en el artículo publicado en El País, citan a Tal Ben-Shahar, psicólogo y profesor en Harvard, quien recomienda hacer el ejercicio, antes de dormir, de destacar y agradecer tres cosas positivas que ocurrieron durante el día. De esta manera estaremos ayudando a los niños a ver el vaso medio lleno y transformar las emociones negativas en positivas. 

Lee el artículo completo en este LINK.